fbpx
Whatsapp +11 2285 0624    somos@transpersonales.com

No hay acuerdos sobre si primero pensamos o si primero sentimos. Lo transpersonal propone que primero sentimos. Y adhiero a esta propuesta ya que emoción es poner en movimiento. En este sentido creo necesario no confundir emociones con sentimientos, ya que estos últimos son emociones pasadas por la mente y prolongadas en el tiempo.
Contrariamente a cómo muchas veces suele presentarsenos la posibilidad de conectar con nuestras emociones desde el enfrentamiento, la gestión o el diseño, lo transpersonal nos propone intimar con ellas.
Intimar implica un estado de profunda conexión esencial y al hacerlo podemos escuchar cual es el mensaje que las emociones nos traen. Un mensaje que proviene de nuestro ser esencial y siempre es amoroso.

Las emociones son subsidiarias del amor. Puede discutirse si el amor es o no una emoción, pero para la visión transpersonal el amor es como el océano y sus olas en la superficie, serían las emociones. Y esto tiene sentido si pensamos que solo despierta emociones en nosotros aquello que nos importa. Es fácil ver el amor en las emociones que son tributarias directas del amor como la compasión, la gratitud, el asombro, etc. Pero quizás es más difícil ver el amor en las emociones subsidiarias idirectas del amor como el miedo, el enojo, la tristeza, etc.

Respecto a los mensajes que las emociones nos traen, se puede decir por ejemplo que siempre que nos enojemos (más allá de una superficial frustración), el mensaje tiene que ver con la vulneración de alguna frontera personal o de alguien que quiero. Al expresar sanamente el enojo restituyo esa frontera sin que si quiera parezca enojo. Por otro lado, cuando sentimos miedo, el mensaje es decidir y accionar. Finalmente cuando sentimos tristeza, se nos está dando fuerza para soltar lo que se está yendo, revitalizandonos y rejuveneciendonos.

En el proceso de intimar con nuestras emociones es necesario identificar la emoción y ponerle nombre. Saber que por ejemplo la ira es la sombra del enojo o la depresión la sombra de la tristeza. Cuando una emoción está en sombra es porque no estamos Intimando con ella. La estamos ignorando o tapando. Es que a veces estar triste nos enoja, y creemos que estamos enojados, y en realidad originalmente estamos tristes.

Es importante permitirnos transitar cada emoción, y recibir su mensaje. Es en cambio peligroso taparlas o ignorarlas. Su mensaje es un tesoro que nos enviamos nosotros mismos desde lo más profundo de nuestra esencia, es muchas veces la llave para abrir el cofre donde guardamos nuestro ser esencial, quien vinimos a ser desde el principio.